LOS PRODUCTOS DE MI TIERRA

Todo el mundo se  vanagloria de su lugar de origen, sobre todo si se vive a miles de kilómetros, y yo, no soy menos. Primero les cuento de donde vengo, de Cartagena, una bella ciudad costera en el sureste español, en pleno Mediterráneo, y que pertenece a la provincia de Murcia.

Es un enclave en el que desde hace mas de 2000 años han ido pasando todas las civilizaciones, Fenicios, Romanos, Arabes, etc., las cuales fueron dejando sus costumbres tanto culturales como gastronómicas. Esto significa que hay una variedad de producto bastante amplia y variada.

IMG_1900-s-min

Cada una de estas grupos culturales aportaron sus técnicas culinarias a la gastronomía local, siendo la gran parte de ellas muy interesantes y efectivas ,y todavía después de muchos siglos sigues estando latentes en las cocinas y en las mesas de los hogares de los cartageneros. Uno de mis productos favoritos son los salazones de pescado, herencia de los romanos . Consiste en curar partes del pescado usando dos diferentes técnicas, primero cubriéndolas enteras de sal, de ahí le viene el nombre, y luego colgándolas para que se oreen y terminen de curarse. Las más comunes son el bonito, la mojama que se hace con lomos de atún rojo y la hueva. Estas últimas pueden ser de varios pescados, pero la más exquisita es la de mújol, que viene a ser lo que llaman aquí en la costa caribeña lebranche.

IMG_2107-bis-min

Otro infaltable en las barras de los bares del sur de España son las aceitunas y encurtidos. Incluidas en la dieta mediterránea desde hace miles y miles de años, son los árabes los reyes de curar estos productos en vinagre y especias. Las hay de diferentes varietales como hojiblanca, picual, arbequina, etc., y con cientos de aliños. También se encurten berenjenas, alcaparras, coliflor, y otras verduras. Pero los verdaderos protagonistas   de esta parte del planeta son los pescados y mariscos frescos. La gran variedad de estas delicias del mar empiezan por el rey de reyes, el atun rojo o “bluefin tuna” y podemos seguir con bonito, caballa, boquerones y jureles que son lo que conocemos por pescado azul. A nivel de pescado blanco encontramos autenticas maravillas como la lubina, la dorada, el dénton, el besugo, la merluza, etc.

DSC_0589-s-min

En cuanto a mariscos hay una infinidad de crustáceos con un buen número de gambas y camarones de diferentes orígenes del mediterráneo, cambiando el tamaño y la tonalidad del color, así como las quisquillas, los gambones, los carabineros, las cigalas, etc. Y mis favoritos, los bivalvos, donde no podemos dejar de probar las navajas, los mejillones, las chirlas, berberechos, coquinas y otro sin fin de especies. Otro capítulo importante son los embutidos del cerdo, una buena cantidad de ellos son los que se consumimos por esas tierras. La tradición de la “matanza” viene de atrás y realmente los productos que se consiguen son muy autóctonos y artesanales. Las morcillas, que son de cebolla y especias, los chorizos picantes o dulces, el blanco y el morcón que son los más solicitados por su suavidad y sabor exquisito. En fin, que en Cartagena, la ciudad de mi infancia y donde están mis orígenes se come muy muy rico.

IMG_2100-bis-min

Los invito a que viajen y la conozcan!!!

Bon profit!

 

 

 

 

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *